Sin categorizar

¿Tienes más preguntas sobre Iberia Village?

Contacto

Los preparativos de una boda suelen tener mala prensa. ¡Son pura adrenalina! Estresan a los contrayentes y los ponen de los nervios, hasta tal punto que muchas parejas llegan con poca energía al gran día de su vida. Sin embargo, es posible organizar una boda sin sufrir (ni morir) en el intento. Te lo contamos a través de algunos tips práticos que te ayudarán a relajarte y a disfrutar de la cuenta regresiva.

Pre-boda: cómo alcanzar un nivel óptimo de cero estrés

“Debo ser capaz de planificar mi boda sin estrés”, deberías repetir como un mantra. Sabemos que no suena fácil (no lo es), pero te garantizamos que no es una misión imposible. Para que ganes seguridad y entusiasmo, te aportamos 10 recomendaciones básicas. Apúntalas.

• Lo antes posible (un año antes es ideal), reserva el restaurante o la hacienda donde se llevará a cabo el festejo. Contáctanos para ello. Cuidaremos cada uno de los detalles en instalaciones modernas y elegantes.

• Pon en primer lugar lo que es prioritario para ti y tu pareja. ¿La iglesia? ¿La música? ¿El catering? Que lo importante no caiga en saco roto.

• Toma nota de todo para no olvidarte de nada. Un archivo Excel puede ser la solución.

Haz un presupuesto y ajústate a él. Seguramente no quieras sorpresas de último momento que pongan en riesgo tu cuenta bancaria.

• Contrata servicio de fotografía y vídeo con antelación. Opta por profesionales y, a ser posible, por una empresa seria.

• Confecciona la lista de invitados con tu pareja. Nadie más debería intervenir en ello.

• Al menos seis meses antes, adquiere o manda confeccionar el vestido de la novia.

• Contrata el viaje de luna de miel a un destino soñado.

• Envía las invitaciones con tres o cuatro meses de antelación.

• Aléjate de la gente ‘tóxica’: que nadie te robe la tranquilidad en tu pre-boda.

Keep calm y haz lo que puedas

Podréis hacerlo juntos; ya lo verás. Ten presente, en todo momento, que lo perfecto es enemigo de lo bueno. ¿Qué queremos decirte? Que la clave radica en saber relativizar los desaciertos y no subestimar los detalles simples que harán de tu boda un evento inolvidable y único. Céntrate en lo positivo y en la mitad del vaso lleno. Y un último consejo. Pon a tu pareja en la cima de tus prioridades. ¡Siempre!

Ahora que sabes que organizar una boda sin estrés no es una utopía, pon en práctica del primero al último de estos consejos. Y recuerda: solo se vive una vez. Tu boda no merece ser eclipsada por nada del mundo, y menos por un estado de ánimo decaído por el cansancio y las tensiones. Por ello, haz de la previa un momento para gozar minuto a minuto. Porque el tiempo pasa rápido. ¡Volando!

16 diciembre, 2019

Organizar una boda sin estrés: trucos y consejos útiles

Los preparativos de una boda suelen tener mala prensa. ¡Son pura adrenalina! Estresan a los contrayentes y los ponen de los nervios, hasta tal punto que […]